No hay viaje que no te cambie algo

La sociedad está cambiando constantemente.

Hay que adaptar a estos cambios sociales las formas de proyectar, diseñar, realizar los viajes. 

En ocasiones, son detalles tan sutiles, que pueden convertir un viaje en una experiencia, una vivencia inolvidable, vital.

Hay que recuperar el “espíritu viajero”. No solo conocer las cosas más destacadas, monumentales, naturales, culturales, gastronómicos……. 

Porque viajar debe  aportar nuevas perspectivas de las cosas en nuestra vida diaria.

No hay lugar en el mundo donde no se pueda aprender algo.

Queremos personas que quieran disfrutar en compañía, no solo en los viajes.  Y, cuando las circunstancias lo permitan, seguiremos compartiendo ratos en bares o restaurantes, delante de una copa de vino o un café, tratando de provocar ambientes acogedores y divertidos. 

Gonzalo García Gómez

Si algo bueno te pasa, viaja para celebrar. Si algo malo te pasa, viaja para olvidar y si nada te pasa, viaja para que pase.

Ir arriba